Un emprendimiento sanjulianense que completa el ciclo productivo

El agua “Nao Victoria” ya se consume en Cerro Vanguardia

A partir de esta semana, la minera santacruceña Cerro Vanguardia cuenta con provisión de agua mineral de manantial “Nao Victoria” para consumo de las distintas áreas de la compañía, provista por la empresa de catering Cookins, que brinda servicios de alimentación al personal del yacimiento de oro y plata cercano a Puerto San Julián.
Nao Victoria es un agua natural procedente de un manantial ubicado aguas abajo del yacimiento Cerro Vanguardia, que es embotellada en la la planta de envasado de propiedad del ganadero local Carlos Walker, quien desarrolló el proyecto merced a un préstamo de 250 mil pesos otorgado por la Agencia de Desarrollo Local en 2011, cuyos fondos provienen de los aportes que anualmente realiza la compañía minera.
La planta “Nao Victoria” había sido presentada a las autoridades provinciales y nacionales el pasado 2 de setiembre y hoy, dos meses después, Cerro Vanguardia recibió los primeros 800 bidones y 39 dispenser, para ser ubicados en distintos puntos de las instalaciones del yacimiento, situado 150 kilómetros al noroeste de San Julián, cerrándose así un ciclo productivo, en el que la minera no solamente proveyó los fondos para desarrollar el proyecto, sino que además aporta su capacidad de compra y consumo para posibilitar el afianzamiento de la empresa embotelladora en su primer etapa de producción, que es cuando más crítico se presentan las posibilidades de continuidad.
El agua que envasa “Nao Victoria” ha aprobado satisfactoriamente los análisis químicos, bromatológicos y de calidad, demostrando ser un producto altamente recomendable para el consumo humano. A su vez, la ubicación de las tomas, ubicadas sesenta kilómetros aguas abajo del yacimiento, demuestran que no existe contaminación de ningún tipo en los acuíferos por la actividad minera, que se desarrolla en la zona desde hace 14 años.